Hay tres cosas que me gustan por encima de todas, y la semana pasada se juntaron dos en un congreso, marketing y Valencia, dos áreas que por algún motivo, o peor por varios, no hemos sabido conectar los valencianos.

Las marcas sirven para identificar productos y servicios, diferenciarlos de los competidores, mostrar una promesa de valor y evocar emociones, buscando incentivar la elección del consumidor. Todos los países, regiones y ciudades tiene una identidad, son una marca, así sea por omisión, algunas de estas “marca región” son tan poderosas que impulsan la economía local formando un circulo virtuoso, relacionándose con un determinado área, un saber hacer que evoca esa región y por lo tanto las empresas y personas que en ella trabajan, estamos de acuerdo, ¿verdad?

Todos sabemos que país es reconocido por el diseño.

Todos sabemos que país es reconocido por la moda.

Todos sabemos que país es reconocido por la ingeniería automovilística.

¿Y si entramos en nuestro país y vamos a las regiones?

Todos sabemos que región es reconocida por el vino.

Todos sabemos que región es reconocida por el marisco.

Todos sabemos que región es reconocida por el arroz.

¡Exacto! Valencia es reconocida por el arroz y por sus paellas. Pero no somos solo arroz, tenemos otros productos de altísima calidad. Tenemos la mejor huerta de Europa. Tenemos vinos y cavas que harían temblar a los mejores caldos nacionales e internacionales. Y así muchos más productos, codiciados por algunos pero que no hemos sabido explotar, ni mucho menos comunicar en conjunto, bajo una marca región, cada uno hace la guerra por su cuenta.

Quizás el problema sea no creer en ello, no creer en que nuestros productos son buenos, pero sobre todo no creer que vivimos en una región llena de virtudes, que despierta sentimientos y emociones, y eso es justo lo que deben hacer las marcas. Vivimos en una de las mejores ciudades del mundo, en las que el clima y la cultura son envidia, por lo tanto nuestras marcas y productos tienen que serlo.

Tenemos que empezar los mismos valencianos a consumir nuestros productos, para ello las marcas valencianas deben ponerse las pilas, ofreciendo productos de primera que nos hagan sentir orgullosos.  Recuerda que si no vendes la culpa es tuya. Trabajemos esa cultura, esos principios, vendamos lo nuestro y defendamos lo valenciano, sea desde El Club de Primeras Marcas de la Comunidad Valenciana o desde nuestra casa, pero creemos la Marca Valencia.

Enhorabuena a los creadores de El Club de Primeras Marcas de la Comunidad Valenciana, enhorabuena a Arroz Dacsa, Chovi, Grupo Gheisa, Bodegas Vicente Gandía, Supermercados Consum, Caixa Popular, Fartons Polo, Zumex, Velarte, Sesderma y Ribera Salud. Y también a todas esas marcas que defienden lo nuestro.

Ah! La tercera cosa que me gusta es el deporte!

 

Un post de David Baldoví.

3 thoughts on “Sobre el Club de Primeras Marcas de la Comunidad Valenciana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *