Hoy en día cada vez son más los diferentes departamentos que integran a las grandes agencias a lo largo de todo el mundo. La era digital ha llevado a que los organigramas sean más complejos y que las tareas sean hiperespecializadas para poder cumplir con las demandas de los exigentes clientes, siendo muchos de ellos grandes marcas multinacionales.

Sin embargo, en el mercado siempre debe existir un producto adaptado a las diferentes necesidades y las agencias de publicidad y de marketing no se escapan de esta realidad. No todos los clientes son multinacionales que pueden afrontar el costo de una reconocida agencia pero sí, todos necesitan tres elementos claves cuando buscan un aliado para alcanzar sus objetivos de marketing: estrategia, creatividad y comunicación.

 

Estrategia:

Es la brújula que indica el norte. Cuando se habla de marketing es muy importante definir qué se quiere de manera cuantificable, clara y delimitada en el tiempo, esto permitirá fijar objetivos y tácticas reales dirigidas oportunamente y que optimizarán el uso de los recursos (humanos, materiales, económicos y creativos) tanto para las marcas como para los anunciantes.

Creatividad:

Una vez que se sabe qué es lo que se desea hay que desarrollar el cómo, dándoles forma a esas tácticas que se han planteado. La creatividad es un elemento vital en cuando se habla de la inversión: si bien un gran presupuesto ayudará a qué se puedan desarrollar más ideas y usar elementos más complejos/tecnológicos, la realidad es que esto no siempre es garantía de éxito. Una buena idea muchas veces lo único que requiere es un equipo preparado, altamente motivado y en un ambiente laboral que fomente el crecimiento y la cooperación.

Comunicación:

“Lo que no se dice no existe”. Finalmente, si se sabe lo que se quiere alcanzar y ya se han desarrollado las herramientas para que tenga un gran impacto, sólo queda darlo a conocer. Hoy en día los canales son infinitos, casi cualquier elemento de nuestro entorno es un medio de comunicación y la ventaja de uno sobre otro radica en encontrar el que realmente conecte con el público objetivo, utilizando su lenguaje y haciéndolo parte del mensaje, porque hoy en día ya no se habla de consumidores sino de prosumidores, pero eso os lo contaremos en nuestro próximo post.

 

Por ahora lo importante es ver que ser una “gran” agencia de marketing no siempre tiene que ver con la cantidad de departamentos. Tiene que ver con las habilidades de cada uno de los miembros que lo integran, de dar un verdadero aporte de valor a cada una de las marcas que llegan y depositan su confianza en ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *