Este mes de abril contamos con Andrehyna Caringella, Digital Marketing Manager para diferentes proyectos en Gosende Marketing Online, además de prestar servicios de consultoría estratégica a PYMES. Apasionada, creativa, curiosa, perfeccionista, firme, directa… Nos acerca su visión sobre el marketing sustentable, un cambio que ella explica. 

Nuestra manera de pensar ha cambiado. Quiero pensar que es así. Generaciones anteriores, por acción o por omisión, se enfocaron en un crecimiento exponencial que permitiera alcanzar un confort. Hoy estamos pagando caro ese confort, nos está costando el calentamiento climático, explotación laboral en países en vías de desarrollo, etcétera. Hoy, ya no podemos ser indiferentes ante este hecho. De allí, que desde hace algunos años se ha venido hablando de Marketing Sustentable.

El adjetivo sustentable o sostenible coloca un énfasis moral en nuestra manera de comercializar los productos y servicios. Es imperativo que ahora nos aseguremos que nuestras acciones sean viables en lo económico, social y ambiental. Hasta ahora, solo nos preocupábamos de lo económico.

Consumidor que exige. Marcas que escuchan. Cambio que se da

Creo que la digitalización del mundo no nos puede dejar indiferentes ante la responsabilidad que los consumidores tenemos sobre las decisiones de compra que cotidianamente hacemos. Somos nosotros, los que diariamente tomamos el café en el bar de la esquina, que compramos bañadores en el verano y abrigos en invierno, los que debemos, con pequeñas transacciones financieras, dejar constancia que no avalamos las marcas ni los productos que no se aseguran en cumplir la ecuación antes propuesta: viable en lo económico, social y ambiental.

La buena noticia es que las marcas que han escuchado, ha conseguido resultados magníficos que así lo demuestran. Como por ejemplo Intermarché , H&M conscious o Starbucks  o RawForTheOcean GStar por nombrar algunas.

El cambio de paradigma que (algunas) grandes empresas están tomando es reconocer que aspirar a una curva de crecimiento económico ascendente infinita, es decir, vender más y más y más y más …  es destructor, por el contrario, al proponer un ciclo donde sean aprovechados por la sociedad y el entorno, todos los bienes de la cadena de valor, desde la producción hasta el post consumo, permite un crecimiento en la tres variables de la sostenibilidad y en dónde obtenemos el confort que buscamos pero sin atentar contra nosotros.

Es un cambio lento, que solo apenas comienza y muy pocas empresas lo están asumiendo. Pero es tan trascendental que los profesionales del marketing somos responsables de formarnos y orientar a nuestros clientes, quiénes tarde o temprano, tendrán que asumir esa nueva visión del marketing.

Por @andrehyna para Brandsummit, Agencia de Branding de Alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *