Artículo por Gema Payá

Son las 21:00 h. de un día festivo. Estás tirado en el sofá, ha sido un día duro. Con la televisión de fondo, pero con el móvil en mano chequeas tus redes sociales, mientras aparecen las ventanas emergentes de tu washapp. Definitívamente, ha sido un día duro.

Tienes hambre y no tienes la mínima intención de abrir tu nevera y comprobar hasta dónde llega tu imaginación para preparar la cena, dada la escasez de ingredientes. ¿Cómo se llamaba ese restaurante? Recuerdas el nombre y añades otra tarea a tu momento sofá, en busca de la cena de hoy y no hay otra opción, el servicio a domicilio. 

El marketing de alimentación puede entrar, pero en plan amigo

La publicidad está presente en todos los lados y quiere llegar a ti. Vivimos en una sociedad consumista con una fuerte batalla por la visibilidad y la diferenciación.

Estabas buscando este restaurante ¿recuerdas? ¿Lo encuentras? Mientras te contaré algo más. En el marketing de alimentación a domicilio existen tres claves: la visibilidad, la diferenciación y el valor en tus contenidos. Si como consumidor llegas a ese restaurante y la búsqueda de tu cena no termina siendo una odisea (si piensas que acercarte a recoger tu pedido hubiera sido más satisfactorio), ya formará parte de la lista de tus restaurantes de comida a domicilio.

Que toquen tu corazoncito

Conectar a nivel emocional es clave. Recuerda que sigues tumbado en el sofá y con tu móvil, y todo lo que ello implica. ¿Estabas buscando el qué? Aparece un mensaje que consigue que dejes de lado tu lado racional, incluso te ha saltado una notificación de washapp y has pasado por completo de ella.

Estás ahí, en ese restaurante que ha logrado crear un puente emocional que une al consumidor y a la marca, es decir, te ha cazado. Te ha atraído su contenido, el comprobar su promesa de marketing ya vendrá después. Le das al click: “Tu cena llegará en 30 minutos”. Ese restaurante acaba de llevar a cabo una estrategia de inbound marketing y ni te has dado cuenta (Inbound Marketing: hacer que sea el usuario el que te encuentre a ti en lugar de ir a buscarle)

La credibilidad son hechos

La confianza y la credibilidad se dan de la mano. Si te ha llegado la cena en el tiempo estimado y el mensaje que prometían se ha cumplido, tu día ya será redondo.

Ahora te pregunto ¿cuál era el primer restaurante que estabas buscando en tu momento sofá?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *