Todos sabemos que las marcas de alimentación y bebida dedican –o deberían dedicar- gran parte de sus recursos al marketing mix. Qué venden, dónde se vende, por cuánto se vende y qué se dice de él, resulta vital para lograr conseguir el tan anhelado posicionamiento, ese lugar relevante en la mente del consumidor. Pero qué pasa cuando no hablamos de marcas sino de productos genéricos. Cuándo lo que queremos posicionar es una “Garantía de Origen” (Naranjas Valencianas) o sencillamente que una región y su comida se convierten en sinónimos (España = Paella). ¿Ocurre lo mismo a nivel de marketing? ¿Qué hay que hacer para posicionarse? ¿Qué es lo más relevante?

El turismo, sin duda, se apoderó desde ya hace muchos años de las premisas del marketing. Vemos campañas de televisión donde diferentes zonas geográficas se apoderan de un slogan (“I need Spain”) y muestran vídeos cautivadores que lo que provoca es dejarlo todo, hacer las maletas y lanzarse a la aventura. Cuando una zona geográfica gana, toda su producción gana, y eso significa que la gastronomía tiene que lucirse para que el público se lleve “el sabor” de la tierra.

Gestionar adecuadamente el mundo “gourmet” de una cultura (restaurantes, imagen de comidas típicas, ubicación de los sitios emblemáticos) es tan importante como el producto mismo o su preparación. Por eso, hoy te damos 3 ideas claves para atar tu producción, restaurante, pequeña tienda, cadena de distribución -u otra- a la “marca región” a la que pertenece:

1. Únete a tu gremio

“La unión hace la fuerza”, ya sea que vayas a una feria o quieras mejorar la imagen de una determinada producción en genérico (frutas, verduras, un plato típico, un vino), será mucho más fácil si el esfuerzo (económico, tiempo y gestión) involucra a varios interesados. Si logras eso, ya tendrás la mitad del terreno ganado para cuando quieras promocionar tu marca, es decir, no es lo mismo tener una marca de arroz, que tener una marca de arroz de Sueca.

2. Viajes gastronómicos

Cuando la gente viaja o decide conocer una tierra (inclusive la propia) suele trazarse un plan. La mayoría de la gente investiga y se fija un cronograma, decide a qué lugares quiere ir y qué quiere probar. Únete a los negocios de tu sector (otros restaurante o agricultores) y crea un plan gastronómico, dale un valor agregado a la experiencia y promociónalo.

 3. Todo lo que hable de tu producto cuenta:

Ya sea que tengas un restaurant de 3 estrellas Michelin o un pequeño negocio apícola, todo lo que habla de ti y de tu región cuenta. Si ofreces un servicio de cara al cliente final cuida mucho la amabilidad de tu personal, el mobiliario de tus instalaciones y la relación calidad-precio. Recuerda que el crecimiento de la “marca región” y de la “gastronomía” es totalmente bidireccional, así que cada vez que pienses en tu producto, piensa en que eres parte de la imagen de algo más grande que tú y que cada paso que des importa para ti y para otros como tú.

No dejes ninguna decisión al azar e integra tu marca y su producción al entorno, tu economía y la de tu “marca región” lo agradecerán.

Un post de Natalia Perea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *