Cada día nos retamos a ser mejores y a construir marcas con verdadero valor para el mercado, sin embargo, somos conscientes que para lograrlo debemos mantenernos alerta y estar siempre en la vanguardia de los avances y las noticias de nuestro sector: el de los alimentos.

Es por ello, que en esta ocasión hemos decidido ir hasta Berlín y sumarnos a la cita hortofrutícola más importante de Europa, Fruit Logistica 2015.

El evento tuvo lugar del pasado 4 al 6 de febrero y en él se reunieron más de 2700 expositores, de casi 90 países, para presentar sus propuestas en materia de frutas, verduras y hortalizas.

Con una extensión 106.600 m2, estar en el lugar puede resultar un poco abrumador, pero descubrimos que lo que debíamos era agudizar nuestros sentidos, apuntar a los detalles y organizar nuestro tiempo para lograr nutrirnos con la mayor cantidad de información durante los 3 días de feria.

Nos dejamos llevar por los aromas de los productos frescos y nos dedicamos a conocer sobre nuevas tecnologías y las ingeniosas estrategias de comercialización que se utilizan en el sector hortofrutícola a lo largo del mundo. La información parecía infinita, pero disfrutamos tanto del proceso que queremos compartir con vosotros los 3 puntos más relevantes de toda la experiencia.

1. Los productos frescos adaptan sus formas, sabores, olores y contextura según las demandas del consumidor.

Sabemos que no hemos probado todas las frutas del mundo, lo que no es tan obvio es que esta lista crece cada día más. A través de las últimas tecnologías es posible crear nuevas clases de semillas que producen productos más dulces, con mejor consistencia e inclusive más fáciles para el consumo, tal es el caso de  “Aurora Seedless Papaya“, ganadora del FLIA 2015 por su innovadora papaya sin pepitas, llena de sabor y con una contextura que dura más tiempo. Esto a nivel de marketing se apunta como una gran oportunidad para generar nuevas estrategias y trabajar en posicionamientos más efectivos.

2. La marca de los productos frescos SÍ importa

Cuando hacemos la lista de la compra, generalmente, sabemos de qué marca queremos comprar el champú que nos hace falta o cuál es el mejor queso, sin embargo con las frutas, verduras y hortalizas pareciera no ser tan determinante. Comprar lechuga, naranjas o patatas pareciera no depender la marca. No obstante en la feria se notaba que SÍ existen diferencias sustanciales en estos productos y su forma de comunicarlos (a través del packaging y sus promociones) es lo que los hace realmente competitivos. No es lo mismo ser un consumidor pasivo y decir “quiero naranjas”, a ser un consumidor con criterio y decir “quiero Martinavarro”. Nos alegró notar que los directivos son cada vez más conscientes de la necesidad de invertir y promover su marca, para dejar de ser considerados como un producto genérico.

3. La globalización de los productos frescos vs. los de la temporada

Ir a Fruit Logistica nos ayudó a reafirmar que cada vez se habla menos de “frutas de temporada”, la capacidad que actualmente tiene el mercado de importar y exportar productos entre continentes logra que los consumidores puedan tener melones en sus mesas en invierno o naranjas en verano, sin sacrificar los estándares de calidad que se buscan, un ejemplo de esto lo dio Melones El Abuelo, promoviendo su imagen como productores que siembran y cosechan sus campos tanto en España como en Brasil y Senegal para un producto Premium todos los meses del año. Ante esto, se hace inminente la necesidad de promover estrategias de marketing que ayuden a educar a los consumidores sobre esta nueva manera de consumir los productos frescos más allá de la “temporada”.

Definitivamente fue una experiencia muy enriquecedora y estaremos listos para estar nuevamente en Berlín en el 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *