Un fruta puede ser mejor. Más allá de sus cualidades, puede serlo. Cuando nos situamos delante de un nuevo proyecto relacionado con el sector frutícola observamos la fruta en cuestión, la investigamos, viajamos a sus orígenes, la probamos, la cuestionamos y luego nos hacemos la misma pregunta. ¿Cómo trabajar su imagen para hacerla especial?

En BRANDSUMMIT el trabajo estratégico es clave, pero una vez construimos toda la arquitectura de marca entra en juego la figura de nuestro diseñador Álex Monzó (@LexMonzo). Es aquí cuando le decimos: “Álex, todo tuyo”. Arranca todo un proceso para que esa fruta sea “la fruta” y no otra. ¿Te has parado a pensar por qué esa fruta que ves en el supermercado tiene esa etiqueta? ¿Antes la tenía? ¿Cómo es el diseño de una etiqueta de fruta?

Diseño de una etiqueta de fruta, escasa innovación

Con estas preguntas lanzadas al aire mi primera impresión es pensar que ha habido una evolución en el sector de las etiquetas de frutas, sin embargo me topo con esta respuesta de Álex Monzó: “El sector frutícola es más tradicional, no se atreve tanto a innovar ni a crear nuevas formas visuales”.  Me asombro y no me conformo con esta respuesta, ¿cómo puede ser que el sector de la fruta apenas innove?

Me pregunto… En BRANDSUMMIT hemos desarrollado diseños de etiquetas de fruta, como Karla Tropical, Amifruit, Orígenes… y ambos clientes comparten una valoración común que es la de: ¿Por qué no lo hicimos antes? La gente se acuerda de nosotros cuando ve nuestra etiqueta en el supermercado.

Diseño de Etiqueta de Fruta

Diseño_etiqueta_de_melon_05

Sigo buscando. Navego por Internet y me topo con un artículo del diseñador Xavi Calvo, titulado “El poder creativo de la naranja”. Llama mi atención. Xavi Calvo da razones de la necesidad de este sector por “llamar al diseño” con las primeras etiquetas de naranjas que fueron creadas para cubrir la necesidad de competir en el mercado internacional. Estoy de acuerdo, es algo lógico, la necesidad llamó al diseño, etiquetas que fueron evolucionando y que estuvieron influenciadas por la ilustración, el arte y el diseño de la época. Pero… llego a una cita de Rafael Llop de etiquetasdenaranjas.blogspot.com.es que dice lo siguiente: “Las etiquetas de naranjas antiguas eran muestra de arte e ingenio que desarrollaba el comerciante que daba la idea y el artista que la plasmaba. El buen comerciante tenía muy presente mandar naranjas de calidad, crear un nombre que el cliente pudiera recordar y un dibujo que le llamara la atención, creando así una marca que podía llegar a valer bastante dinero y, de hecho, llegaban a venderse entre comerciantes”.

Llegado a este punto, me atrevo a decir que el sector frutícola todavía tiene un largo camino que recorrer en cuanto al diseño. Las empresas de diseño damos el paso, pero el paso más importante lo tienen que dar las empresas del sector y preguntarse si realmente quieren que su marca sea recordada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *