Artículo por Natalia Perea

Emprender no es un trabajo fácil. Requiere de tiempo, talento e inversión. Cada tarea implicada absorberá cierta cantidad de estos recursos y muchas veces, en la lista de prioridades, el diseño pasa al último lugar.

“Yo mismo puedo hacerlo” o “tengo un amigo que sabe dibujar”, son algunas alternativas que muchos nuevos emprendedores deciden adoptar para crear la imagen de marca de sus productos o servicios.

Pero más haya del aparente ahorro de una opción de este estilo, lo que poco se considera es el coste a mediano-largo de plazo de no tomarse la parte gráfica de una marca con la relevancia que tiene. La realidad es que en estos casos “lo barato puede salir MUY caro”.

No dejes el diseño “para después”

Por eso, hoy compartimos tres esenciales que debes considerar antes dejar el diseño “para después”:

  1. Tu imagen de marca (logo, recursos gráficos, colores corporativos…) van a estar presentes en múltiples elementos: packaging, papelería, formatos webs, merchandising, rótulo, entre otros. ¿Has pensado el coste de cambiar todos estos materiales en el futuro? Y no nos referimos solo al monetario, sino al de reposicionamiento a nivel de comunicación que deberás hacer. Y vivir con dos logos a la vista no es opción, eso puede implicar echar a la basura (literalmente) mucho material y dinero.
  2. Tu imagen puede determinar la opción de compra. Una mala propuesta visual puede lograr que alguien no se interese por tu producto y se vaya por una opción más atractiva, aunque la tuya sea mejor. No decimos que sea lo único que interfiere, no. El precio, el punto de venta, la experiencia de compra, todo influye… pero definitivamente el diseño es crucial y quizás eso que te has “ahorrado” en diseño lo estás perdiendo en ventas.
  3. Tu imagen tiene que tener propósito, no solo ser atractiva. Crear un logo o un packaging solo bajo el argumento estético, sin pensar en el público, los valores, los beneficios y otros elementos estratégicos de la marca es un gran riesgo, no solo por temas de percepción sino de bolsillo. Lo que tú consideras “bonito” quizás no sea lo ideal para tu marca y entenderlo desde el principio puede ahorrar muchos problemas en el futuro.

Lo importante es que evaluemos mejor la importancia de los elementos gráficos para una PYME antes de mandar esta tarea al final de la lista. Hoy en día existen diferentes alternativas de precios y servicios para trabajar con profesionales del área, diseñadores particulares o agencias, que suman valor a cualquier emprendimiento.

Así que ya lo sabes, si te preguntas cuándo invertir en diseño, la respuesta es “desde el principio”.

 

 

2 thoughts on “Cuándo invertir en diseño”

  1. Hola,

    Buen artículo, está claro qué comunicación e imagen son muy importantes. Pero en general en el mundo del diseño echo en falta una visión más global del proceso de emprende (no sólo en el campo del diseño). Es normal, el diseñador quiere “vender” diseños y se centra en eso. Pero hay que integrarlo y ponerse en la piel del que emprende porque es totalmente distinto respecto al que pueda ser un cliente habitual como empresas consolidadas.

    En cualquier caso, buen trabajo y buen artículo.

    Un saludo

    1. Muchas gracias por tu comentario. Lo importante es recurrir a un profesional desde el primer momento. No tiene que ser una gran agencia, pero sí alguien con conocimientos y que pueda entender tus necesidades y las de tu proyecto. Sin duda, no es lo mismo hablar de una gran marca consolida que de una pyme.

      Siempre es un placer recibir comentarios de este tipo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *