@LexMonzo

El diseño manda esta semana, en concreto el diseño de una etiqueta de vino. Pero no seré yo quien os hable de ello, sino Álex Monzó (@LexMonzo), diseñador de BRANDSUMMIT. ¿Qué pasa por su cabeza cuando un cliente nos encarga el diseño de su vino?

El desafío del diseñador

El diseñador parte de una hoja en blanco, con el briefing entregado desde el área estratégica y con un desafío muy presente “conseguir plasmar gráficamente todas las sensaciones e inquietudes del cliente y además alcanzar las expectativas que tiene para la imagen del vino”, cuenta Aléx Monzó. En todo punto de partida existen una serie de decisiones estéticas que un diseñador debe realizar, unas decisiones que giran entorno a un ‘depende’ y como señala Monzó “dependiendo de la imagen que queramos transmitir, podemos elegir desde el tipo de botella, color del vidrio, tipo de impresión, formato de la etiqueta, material, fotografía o ilustración, tipografía, acabados, etc.”

La creatividad en el diseño de una etiqueta de vino

La creatividad en una etiqueta. Le preguntamos si el diseñador tiene un espacio destacable par dar rienda a su creatividad y su respuesta es afirmativa, aunque con matices “siempre que el cliente confíe en ti es uno de los mejores lienzos para diseñar”. Sin duda, el diseño es un traje a medida.

Otro de los puntos clave a la hora del diseño de una etiqueta de vino es la elección de los materiales, una parte del proceso fundamental y que no se puede descuidar. La elección de un material u otro es “un elemento más a la hora de diseñar. Solo con la textura y tacto de un papel puedes transmitir tanto como una ilustración o una fotografía”, apunta Monzó.

La contraetiqueta

Más allá de la etiqueta se encuentra la contraetiqueta. En BRANDSUMMIT estamos acostumbrados a ver a nuestro compañero trabajar con las informaciones que toda botella de vino debe tener presente en su contraetiqueta ¿cuál es la complejidad de este proceso? Monzó nos responde que existe una dificultad al componer en espacios muy reducidos, pues se tiene que “adaptar todos los elementos a la normativa, logotipos, textos legales, etc.. y además que sea visualmente agradable sin que parezca un caos”.

Las tendencias de compra de vino

Para cerrar, ¿Se compran vinos o etiquetas? Alex Monzó apunta a que la compra de un vino se realiza básicamente por recomendación o porque ya lo hemos probado en otra ocasión, pero si no entiendes mucho de vinos o simplemente intentas probar algo nuevo, la imagen del vino es fundamental para captar la atención del consumidor”.

Llegado a este punto ¿qué es lo que te mueve para comprar una botella de vino? ¿Estás de acuerdo con nuestro diseñador Álex Monzó?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *